Loading...

. Bienvenida .

BIENVENIOS

La tele nosás tau dijendo que nuestru modu de vivir es pa vergonzase, el modu de cantar, bailar, vestir, hablar, trabajar, etc.
Ha siu ridiculizau hasta jartase, pa ser listu habias de vestir como los de la capital, escuchar canciones en extranjeru, jumar tabacu rubiu, empipiolase a cubalibres y sobre tó parlar mu refinau, sino, eras un paletu.
Nuestros viejos asosiegaban limpiando un prau o espardiendo cuchu y por las noches ruchaban un pocu en alguna casa o runfaban alguna moza, ahora jacese yoga o ponense a andar a lo tontu o están tol día con el telefón al traste.
Al veranu atropabamos te, manzanilla y otros yerbatos que conociamos y usabamoslos si dolianos algo, ahora nos entarajilan pastillas a esgalla. porfiaban quien tenía las vacas más aparentes y tresnás o el perru mejor enseñau, ahora parlase de fubol.
El tiempu corre, los viejos vanse y piérdese tó lo de antes, piérdese aramplau por la modernidá que se lo jama tó.
Los que barruntamos que algo no carrula, pues tiene mal carantollu hemos decidiu jacer esta junta, pa que, ajuntaos y apencando bien podamos caltener lo pocu que queda y si tercia, recuperar un pizcatu de lo perdiu.
Llamaremos a conceju de tardi en tardi pa cavilar a ver como nos las amañamos pa componer caminos, molinos, carriles, tombos, juentes, cubiles o bargaretos, to ello sin muchu labarientu ni atosigándonos, jaciendolo de modu que preste, pusiéndonos de acuerdu con quien sea necesariu y no dejando que haiga paripé o politiqueu al rote nuestru.
Invitamos a quien le preste esta idea a que no sea aterreciu y arrime el hombru.

El presi .J.Soberón.


miércoles, 1 de junio de 2011

Tesorillo de La Hermida

En el año 1910 durante los trabajos de mejora de la carretera del desfiladero aparecieron en La Hermida unas monedas visigodas y algún broche de cinturón, se dice que el tesorillo se repartió entre los trabajadores que lo encontraron y actualmente esta desaparecido, lo que no esta muy claro es donde y como se encontró, se dice que fue en la zona que se conoce como El Neverón y que aparecieron a consecuencia de un nevero que las arrastró desde la montaña hasta la carretera y que al limpiar la carretera de piedras y nieve apareció este tesorillo, esta versión me parece poco creíble, me parece muy difícil que después de ser arrastrado por un nevero el tesorillo fuera recuperable teniendo en cuenta que aparecieron mas de una docena de monedas, si fuera así como ocurrió no cabe duda que el tesorillo tendría que haber sido muy superior dada la dificultad que tiene encontrar estas minúsculas monedas que tienen aproximadamente unos 20 milímetros de diámetro y 1,50 gramos de peso y además la coincidencia de que aparecieran en la carretera ya que me parece prácticamente imposible que se mantuvieran unidas dentro de una vasija o bolsa después de permanecer 1300 años ocultas y de ser arrastradas por unas pendientes casi verticales.
Me parece mucho más probable que estas monedas fueran encontradas al derribar alguna casa o algún muro para ensanchar la carretera dentro del casco urbano de La Hermida y que luego se inventaran lo del nevero para no tener que rendir cuentas al posible dueño de la casa o finca.
Alguna de las monedas pertenecía al reinado del rey Visigodo Leovigildo que gobernó entre los años 568 y 586, este rey ataco Cantabria en el año 574 conquistando Amaya y Cildá, Tambien Sisebuto durante su reinado entre 612 y 621 hizo incursiones en Cantabria pero estos ataques a la zona cantabra parecen haber sido mas un castigo que un intento de colonización serio y mas aun en las zonas montañosas, por lo que resulta probable que este tesorillo fuera fruto del pillaje que efectuaban los cantabros en tierras de mayor abundancia.

1 comentario:

  1. En 1910 tambien se iniciaron los trabajos de la carretera de La Hermida a Puentenansa.

    ResponderEliminar